El valor de una obra de arte

El valor de una obra de arte

El arte es una inversión a largo plazo, y el valor de una obra de arte puede subir o bajar con el tiempo. Comprar arte es una decisión personal, y la elección debe hacerse en función de lo que te gusta y te motiva. Aunque el dinero no lo es todo, es importante considerar el precio de una obra de arte antes de comprarla. Aquí te damos algunos tips para saber cuánto vale una obra de arte. ¿Cuál es el precio justo para una obra de arte? Según los expertos, el “valor de mercado justo” de una obra de arte es aquel valor al que podría venderse la pieza si se pusiera a la venta en el mercado libre, sin ninguna obligación ni compromiso. Para determinar este valor, se investigan los mercados actuales, lo cual incluye subastas, galerías, “dealers” y mercados privados. Se toman en consideración varios elementos como: artista, autenticidad, tema, medio, condición, tamaño, calidad, .A la hora de comprar una obra de arte, lo primero que se tiene en cuenta es el artista. Se revisa su trayectoria y casi siempre hay obras similares que sirven como referencia para fijar el precio. ¿Pero cómo se determina el valor de un artista?

En primer lugar, revisamos su historial de ventas y lo utilizamos para determinar su valor actual. Hay muchas variables en la fijación de precios, pero podemos decir que los artistas consagrados tienen valores más altos que los artistas emergentes o famosos. Además, el mercado secundario (donde la gente compra y vende arte) ha aumentado el valor de muchas obras. Es importante investigar el currículum del artista, dónde y con quién ha estudiado, así como si ha ganado algún premio o beca. Las exposiciones individuales son más importantes que las colectivas, y las retrospectivas en museos son las más importantes para un artista. También es importante quién le representa. Hay diferentes categorías de galerías: las que representan a artistas conocidos (y hacen publicidad para ellos), fijan precios más altos desde el principio. Las críticas recibidas en las publicaciones también son positivas, sean buenas o malas, porque en cierto modo son publicidad.

A las OBRAS DE ARTE se les suele asignar un valor en función de su popularidad, del artista y de su rareza. Algunos artistas tienen temas muy reconocibles en sus obras, como “retrato / desnudo” o “naturaleza muerta”. En particular, Goya era conocido por sus retratos de la realeza y la nobleza, mientras que Picasso es famoso por sus obras cubistas. Además, hay piezas de un artista que pueden ser especialmente caras porque fueron realizadas en un medio único como el carboncillo o el pastel. Para vender sus grabados originales de la Biblia de Guttenberg, es posible que desee trabajar con un experto con experiencia en la venta de obras de arte.

A mucha gente le gusta coleccionar arte. Hay algunas reglas para seleccionar una obra de arte y evitar comprar piezas falsas que puedes aplicar en cada caso. Fíjate siempre en la firma, así como en el certificado de autenticidad que aparece en el reverso de la obra de arte. Si es antigua, hay que comprobar que todo está en su sitio y evitar signos de reparaciones posteriores o pintura adicional.

El coste de una pintura al óleo viene determinado por una serie de factores, como los materiales que utiliza el artista, el tamaño y la complejidad de la obra, y si está firmada por el artista. Aunque es de esperar que se pague más por los óleos que por las obras sobre papel, hay muchos otros factores que hay que tener en cuenta a la hora de fijar el precio.

Tanto los museos como los coleccionistas y los inversores toman medidas de conservación para proteger las obras de arte. Además, se ha desarrollado una ciencia especial de la conservación que trata de evitar los daños mediante cuidados y reparaciones preventivas.

En general, la conservación preventiva es el estudio y la aplicación de medidas de protección para evitar más daños o deterioro. Los métodos preventivos específicos incluyen el mantenimiento de la humedad en niveles óptimos para evitar la aparición de moho, el control de la exposición a la luz para evitar la decoloración de los pigmentos y las tintas, el control de las fluctuaciones de temperatura para evitar el agrietamiento y la deformación de los materiales de madera, la inspección de las infestaciones de plagas antes de que se propaguen, el control de las fluctuaciones de los compuestos orgánicos volátiles (COV) en el interior que pueden provocar la desgasificación de las colas o los acabados ácidos en los paneles de madera, y muchas otras técnicas.

En el mundo del coleccionismo de arte, el tamaño sí importa. Las obras grandes valen más que las pequeñas. Si la obra es muy grande, tanto que no cabe en una casa normal, puede ser difícil de vender. Existe un mercado para las obras muy grandes (concretamente para las instalaciones a gran escala), pero esos compradores suelen ser museos y otros coleccionistas no privados. No le sugerimos que exponga su pieza más grande como punto central de su casa. Una mejor estrategia sería encontrar coleccionistas más pequeños que quieran crear una colección de arte en torno a un solo artista o tema, o buscar museos que coleccionen obras de ese tamaño. Incluso las instalaciones a gran escala pueden suscitar el interés de los coleccionistas privados a un precio adecuado; un ejemplo es la reciente adquisición de 10 millones de dólares por parte del coleccionista Peter Cohen de la instalación “Infinity Mirrors” de Yayoi Kusama en el Museo de Arte de Seattle.

Si es usted coleccionista de obras de arte y quiere añadir nuevas piezas a su colección, es fundamental que entienda el concepto de fecha de un artista. Ello se debe a que conocer las fechas correctas puede ayudarle a conseguir las mejores obras de arte tanto en términos de valor como de atractivo.

La provenance es la historia de una obra de arte. Un cuadro puede tener una procedencia detallada o muy general en función del grado de investigación que se haya realizado sobre él. La provenance también incluye información sobre los propietarios y vendedores anteriores, las restauraciones que se hayan hecho y los materiales que se utilizaron durante la realización de la obra de arte”.

Como hemos dicho anteriormente, existen muchos factores que determinan el valor de cualquier obra de arte, y el precio viene determinado por la demanda y la oferta. La rareza de las obras de arte las encarece y hay compradores que ofrecen primas por esas obras raras.

Existen diferentes tipos de mercados para estas obras: público, privado y casas de subastas. La segmentación depende del tipo de comprador o vendedor.

El arte es subjetivo, lo que significa que la bella obra maestra de una persona puede ser la monstruosidad de otra. Esto es cierto cuando se trata de coleccionar arte. Algunas personas adoran la obra de determinados artistas, mientras que otras consideran que esos mismos artistas son poco atractivos. Por ello, algunos coleccionistas de arte pagarán un precio superior por las obras que les gustan y evitarán otras a toda costa.

Esto no significa que no se pueda crear una colección de arte de éxito basada en las preferencias personales. Sólo significa que debe tener en cuenta la calidad cuando empiece a invertir en obras de arte. Aunque la obra de un artista no le resulte especialmente atractiva, puede valer la pena comprarla si la calidad es alta y el precio es bajo en comparación con otras obras similares del mismo artista.

%d bloggers like this: